Cómo la Ley Fintech ayuda a la inclusión financiera

Desde su nacimiento, las fintech han apostado por la bancarización y sumar a población que no cuenta con servicios financieros

2019-10-04

Coru.com

FINTECH.jpg

CD. DE MÉXICO.- En septiembre pasado finalizó el plazo para que las empresas de tecnología financiera (Fintech) acaten las disposiciones de la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, mejor conocida como Ley Fintech, y cumplan con su solicitud de registro ante la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Desde su nacimiento, las fintech han apostado por la bancarización y sumar a la población que no cuenta con servicios financieros. En el país, el 22.3% de los municipios a nivel nacional no cuentan con puntos de acceso (bancos, empresas financieras), según el Reporte Nacional de Inclusión Financiera 2018 (RNIF).

Actualmente las empresas de tecnología financiera en México presentan ingresos anuales por 157 millones de dólares y han fomentado un crecimiento de la banca digital en el país de 200%, de acuerdo con datos de la consultora KPMG.

“Esta Ley fomenta aún más la inclusión financiera en México, ya que la población se está atreviendo a probar los servicios y productos de estas empresas con mayor confianza y con un respaldo legal que proteja sus intereses. Además es muy importante promover la competencia y la preservación de la estabilidad financiera”, señala Sebastián Medrano, director de la fintech mexicana Coru.com.

Un caso de fintech que busca la democratización de los servicios financieros es Coru.com, plataforma que nació para facilitar el acceso a productos de crédito formales a gente que históricamente había sido desatendida por el sector financiero tradicional. Tan sólo en 2018 este sitio registró más de 100 mil aplicaciones a servicios como tarjetas de crédito, seguros y préstamos personales y para este año espera superar las 800 mil.

“La Ley Fintech creará un panorama nuevo de competitividad que obliga a que las firmas inviertan en la experiencia de usuario, generen nuevos productos financieros y se profesionalicen. Además permite generar nuevas alianzas con bancos o entidades financieras tradicionales con el fin de seguir fomentando la bancarización en todo el país” indica Medrano. 

México es el líder del sector en América Latina, según el estudio Fintech Radar 2019 elaborado por Finnovista. En el último año se crearon 98 empresas de tecnología financiera, sumando un total de 394. Mientras que la mortalidad de éstas alcanzó un 11.3% en este periodo.

Esta legislación ha colocado al país como disruptor en la materia, al crear las condiciones adecuadas para la operación de estas empresas, y se suma a naciones que también tienen políticas regulatorias en marcha como Holanda, Canadá, Emiratos Árabes Unidos, Australia, Reino Unido y Hong Kong.

¿A quiénes impacta la ley?

La Ley se enfoca en tres operaciones financieras: crowdfunding o financiamiento colectivo, wallets o monederos electrónicos y activos digitales (criptomonedas). 

Este septiembre venció el plazo para que las empresas se integren a la regulación, por lo que deben cumplir algunos requisitos como constituirse legalmente como sociedad anónimas, brindar información sobre sus accionistas, capital mínimo requerido y presentar la información ante la CNBV.

En el caso del financiamiento colectivo, la regulación obliga a que las empresas que se registren bajo esta figura revisen la documentación e información del usuario potencial como su Buró de Crédito, antes de otorgarle un préstamo. Además, el mismo proyecto no puede ser financiado por más de un crowdfunding y debe aplicar una metodología de evaluación de riesgos.

Con los monederos electrónicos se supervisará que todos los pagos gocen de liquidez inmediata, además de que no se generen cargos a los clientes. Toda operación se debe realizar en moneda nacional, aunque en algunos casos puede autorizarse el uso de monedas digitales, siempre y cuando estén autorizadas por el Banco de México (Banxico).

Finalmente, en el caso de las criptomonedas, la autoridad señala que al tratarse de recursos altamente volátiles, por su falta de legalidad, éstas no cuentan con ningún respaldo legítimo en caso de pérdida de valor. Por lo que uso se reducirá a aquellas, que sean autorizadas por Banxico. 

Además, una vez que estén operando, las fintech, deben cumplir con los siguientes requisitos: controles internos y administración de riesgos, seguridad de la información continuidad de la operación y límites de operación por cada cliente.

Derechos Reservados © La Capital 2019