Grandes del turismo se benefician del cruel entretenimiento con delfines

Reporte revela que el entretenimiento es una industria multimillonaria disfrazada como actividad familiar inocente

2019-10-25

porternovelli.mx

Ciudad de México, 25 de octubre de 2019. Un nuevo reporte global de World Animal Protection revela que el entretenimiento con delfines es una industria multimillonaria que está siendo disfrazada como actividad familiar inocente, la cual atrae a miles de turistas que, por desconocimiento, siguen aportando a esta industria siniestra.

Millones de amantes de los animales cada año son convencidos que estos espectáculos con delfines y las experiencias vendidas por los grandes del turismo son libres de crueldad, educacionales y en beneficio de la conservación. Pero esto no podría estar más alejado de la realidad. La industria está recibiendo miles de millones de dólares gracias a la captura cruel de delfines que son usados para el entretenimiento.

El reporte, “Behind the Smile” (Detrás de la Sonrisa, en español), es la evaluación más completa sobre la situación de los delfines en cautiverio hecha hasta la fecha, revela que globalmente:

  • Hay 336 lugares que usan a los delfines como entretenimiento en 54 países, incluyendo Estados Unidos, México, el Caribe y China, países que reúnen la mayor cantidad de delfines en cautiverio, con un total de 3,029.
  • Estos delfines en cautiverio generan anualmente la asombrosa suma de 1.1 a 5.5 mil millones de dólares para los propietarios del lugar, sin incluir los ingresos adicionales que reciben por venta de souvenirs, comida y alojamiento. 
  • Los delfines han sido, y siguen siendo, extraídos de la naturaleza de las aguas alrededor de Cuba, Japón, República Dominicana, Haití, México, Islas Salomón y África occidental, por nombrar solo algunos lugares.
  • Más del 60% de todos los delfines en cautiverio a nivel mundial se encuentran en tan solo cinco países: China (23%), Japón (16%), Estados Unidos (13%), México (8%) y Rusia (5%). Sin embargo, considerando las regiones geográficas, en México, el Caribe, Bahamas y Bermudas se encuentra aproximadamente uno de cada cinco delfines en cautiverio a nivel mundial y, por tanto, son puntos de actividad importante para la industria. 

Con estos números en la mano, está claro por qué esta industria está desesperada por engañar al público para proteger los miles de millones de dólares recibidos a expensas de estos animales. El sufrimiento inherente se asocia con todas las etapas de la vida de los delfines en cautiverio; aunque los delfines parecen sonrientes y felices, experimentan estrés y sufrimiento en cada etapa de sus vidas.

En su ambiente natural, los delfines nadan libremente a lo largo de 100 km2, e incluso más. Pero en los tanques de concreto solo pueden hacerlo en un espacio 200 mil veces más pequeño que en los océanos, expuestos a infecciones y químicos, y normalmente drogados para poder soportar el cautiverio. Tristemente solo pueden nadar en pocos metros. La ansiedad y el estrés pueden causar automutilación y los puede volver agresivos.

Nick Stewart, Jefe Global de la Campaña de Delfines de World Animal Protection dijo: “El entretenimiento con delfines es crueldad animal disfrazada como una actividad familiar. Así sean reproducidos en cautiverio o capturados de su ambiente natural y separados de sus madres, estos animales inteligentes y sociables están siendo condenados a una vida en prisión, y reducidos a animales que realizan trucos a cambio de comida. Para un animal salvaje como un delfín, una expectativa de vida en una caja de concreto no es una vida, es una sentencia a cadena perpetua: debemos hacer de esta, la última generación de delfines en cautiverio.

Las compañías que venden boletos para este tipo de espectáculos se están lucrando con el sufrimiento de estos animales, y la ambiciosa industria de los delfines ha creado una red de mentiras, para así dejarse ver como cuidadores, más no como captores. Solo es necesario ver el ejemplo del Grupo Expedia. Al vender boletos de shows denigrantes que explotan animales, se están lucrando con el sufrimiento de 500 delfines en cautiverio en 32 lugares de entretenimiento alrededor del mundo.

"Las principales agencias de viajes como Virgin Holidays, TripAdvisor, British Airways Holidays, Booking.com y otras ya han dado un paso adelante y liderado procesos para cortar alianzas con estos lugares. Ahora es tiempo para que otras empresas sigan este ejemplo. Es por eso que estamos haciendo un llamado a Expedia Group y a otras compañías de viajes, para que terminen con la venta y promoción de espectáculos con delfines, y de esta forma podamos terminar con su sufrimiento de una vez por todas". 

Estos lugares de entretenimiento promueven el rescate y la rehabilitación de delfines y afirman impulsar los esfuerzos de conservación. De hecho, tan solo un 5% - 10% de los zoológicos, delfinarios y acuarios están involucrados en esfuerzos sustanciales de conservación, y el dinero gastado en esto es a menudo menos del 1% de las ganancias obtenidas. Los delfines criados en cautiverio no están en peligro de extinción, y no son liberados a la naturaleza, sino que se utilizan únicamente para mantener la población en cautiverio, lo que convierten estas afirmaciones de conservación de la industria en una burla.

La industria también menciona las oportunidades educativas como una razón para el cautiverio continuo de los delfines. Sin embargo, animar a los visitantes a ver delfines en pequeños y estrechos tanques, ofrece poca información sobre la vida compleja de los delfines en un entorno natural. Dia a día los delfines se usan como tablas de surf en vivo, se enfrentan a grandes multitudes de personas con música a todo volumen y ovaciones, soportan una corriente interminable de turistas que buscan la selfie perfecta. Esto no es educación, ni es entretenimiento humanamente responsable.

Derechos Reservados © La Capital 2019