Prevenga la exposición de los niños al plomo

El envenenamiento, por plomo en la infancia es 100% prevenible si evita que los niños entren en contacto con éste

2019-11-07

AGENCIAS

EnvenenamientoPorPlomo.jpg

La exposición al plomo puede causar daños graves a la salud del niño, incluidos daño al cerebro y al sistema nervioso, retrasos en el crecimiento y el desarrollo, problemas de aprendizaje y comportamiento, y problemas del habla. No se ha identificado ninguna cantidad de plomo en la sangre que sea segura en los niños. Hay muchas maneras en que los padres pueden reducir la exposición de los niños al plomo antes de que les cause daño. Se deben identificar las cosas que implican un peligro de exposición en el ambiente de los niños y se deben controlar o eliminar de manera segura. El plomo no se puede ver a simple vista y no tiene olor.

Maneras comunes en que los niños pueden entrar en contacto con el plomo

Los niños pequeños se suelen llevar los juguetes, los dedos y otros objetos a la boca durante su desarrollo normal. Pero esto los puede poner en contacto con pintura o polvo con plomo.

Una de las formas comunes en que los niños se pueden exponer al plomo es mediante el contacto con la pintura vieja con plomo que se haya descascarado o pulverizado en las casas o los edificios. Se pueden exponer al plomo de manera directa si tragan esos pedacitos de pintura que contienen plomo. Pero es más frecuente que se expongan al tragar polvo de la casa o tierra contaminados con pintura con plomo. Esto sucede cuando la pintura se descascara y requiebra formando partículas de polvo con plomo que se mezclan con el polvo y la tierra adentro y alrededor de las casas; por ejemplo, cuando la pintura con plomo es vieja o está desgastada, o cuando se roza constantemente (como en las puertas, los marcos de las ventanas y las escaleras). Además, puede esparcirse plomo cuando se perturban las superficies que tengan pintura con plomo al demoler o remodelar edificios, remover pintura o preparar una superficie pintada para volver a pintarla.

La exposición al plomo puede dañar gravemente la salud de un niño, incluyendo el daño al cerebro y al sistema nervioso, el crecimiento y el desarrollo más lentos, los problemas de aprendizaje y comportamiento, y los problemas de audición y habla.

La pintura o el polvo con plomo no son las únicas formas en que los niños pueden entrar en contacto con el plomo. Otras fuentes incluyen:

  • remedios caseros tradicionales, como el azarcón y la greta, los cuales se usan en la comunidad hispana para tratar el malestar estomacal o la indigestión;
  • dulces importados y envolturas de dulces;
  • juguetes y joyas de juguete importados;
  • cosméticos importados;
  • cerámicas;
  • agua para beber contaminada con plomo que se filtra de tuberías de plomo, soldaduras, grifería de bronce o válvulas;
  • productos de consumo, incluidas teteras y minipersianas de vinilo.

Los adultos se exponen al plomo durante una variedad de actividades laborales y pasatiempos, como usar campos de tiro cubiertos, hacer reparaciones o labores de remodelación de casas y moldear cerámica. Cuando los adultos que hacen trabajos que los exponen al plomo regresan a su casa con la ropa de trabajo o la lavan con la de la familia, pueden exponer a su familia al plomo. Las familias también pueden exponerse cuando los adultos llevan sobrantes o material de desecho del trabajo a su casa.

Busque tratamiento si cree que su hijo ha tenido contacto con plomo

Si cree que su hijo ha tenido contacto con plomo, comuníquese con el proveedor de atención médica del niño. Él o ella podrá ayudarlo a decidir si debe hacerle un análisis de sangre.

La única manera de saber si su hijo tiene un alto nivel de plomo es con pruebas de plomo en sangre. La mayoría de los niños con altos niveles de plomo en la sangre no tienen síntomas.

El proveedor de atención médica de su hijo puede recomendarle los servicios necesarios si su hijo se ha expuesto a plomo.

FUENTE: https://www.cdc.gov/spanish/

Derechos Reservados © La Capital 2019