Recomiendan incluir almendras en la dieta de los prediabéticos

Las almendras favorecen el control de la sensibilidad a la insulina y glucosa en personas con prediabetes y diabetes

2019-11-25

PORTER NOVELLI

almendras.jpg

Se calcula que aproximadamente 318 millones de personas en todo el mundo, es decir, 6.7% de los adultos tienen prediabetes; y en México, 10 millones de mexicanos tienen diabetes. Este padecimiento, tiene una relación directa con la presencia de sobrepeso y obesidad 1. por eso es de suma importancia mantener una dieta equilibrada y niveles saludables de azúcar en la sangre.

Los cambios en la dieta y el estilo de vida son una parte importante del tratamiento de la diabetes, y el perfil nutricional de las almendras—bajo índice glucémico y gran cantidad de nutrientes incluyendo 6 gramos de proteína que combate el hambre, 4 gramos de fibra dietética que sacia, grasas “buenas” y vitaminas y minerales importantes como vitamina E, magnesio y potasio, además de su versatilidad y diversas formas, hacen de ellas un snack inteligente.

A continuación, mostramos dos estudios, financiados por el Almond Board of California, que muestran cómo el consumo de almendras puede ayudar a promover niveles de azúcar sanguínea saludables en personas con diabetes o intolerantes a la glucosa:

-          El consumo de almendras durante las comidas reduce la glucemia postprandial y la ingestión crónica reduce la hemoglobina2: análisis del papel que desempeñan las almendras en la gente con diabetes tipo 2 bien controlada. 19 participantes (7 con diabetes tipo 2) fueron seleccionados aleatoriamente para recibir 1 de 2 comidas de prueba diferentes: un bagel con mantequilla, jugo y almendras; un bagel con mantequilla, jugo y cero almendras. Un estudio piloto secundario también se llevó a cabo con un pequeño subgrupo de individuos con diabetes tipo 2. Este subgrupo se dividió en dos grupos de 6 a 7 personas. Un grupo comió una onza de almendras, mientras que el segundo grupo comió dos barras de queso 5 veces a la semana durante 12 semanas. Los resultados demostraron que comer una onza de almendras inmediatamente después de una comida alta en almidón disminuyó los niveles de azúcar sanguínea en un 30% en personas con diabetes tipo 2, pero no influyó en la azúcar sanguínea de las personas con diabetes. Los resultados del estudio piloto revelaron que el consumo diario de almendras se asoció con una disminución del 4% de los niveles HbA1c, pero no tuvo impacto en los niveles de glucosa en ayunas. Estos resultados combinados sugieren que el consumo moderado de almendras puede mejorar los marcadores a corto y largo plazo de control de azúcar sanguínea en personas con diabetes tipo 2 no complicado.

-          Efectos evidentes tras comer almendras se presentaron en adultos intolerantes a la glucosa3: determinación del impacto que tiene comer almendras en azúcar sanguínea y la sensación de saciedad. 14 adultos con prediabetes participaron en este estudio donde se incorporaron almendras enteras, crema de almendras, harina de almendras, aceite de almendras o ninguna almendra a un desayuno que igualara la cantidad de carbohidratos. El estudio halló que la adición de almendras enteras al desayuno incrementó significativamente la saciedad y disminuyó las concentraciones de glucosa sanguínea a lo largo del día, en comparación con un desayuno alto en carbohidratos sin almendras. Estos resultados sugieren que incluir almendras en el desayuno puede ayudar a estabilizar los niveles de azúcar sanguínea y la sensación de saciedad durante gran parte del día. Una inevitable limitante del estudio fue que los desayunos no igualaban la composición de energía, volumen o macronutrientes. Siguen sin conocerse la extensión hasta la cual las diferencias en calorías y el porcentaje de calorías de carbohidratos pueden explicar las respuestas con el desayuno postprandial.

Un estudio publicado en el Journal of the American College of Nutrition encontró que incluir almendras en el plan de alimentación de la persona que vive con diabetes o pre – diabetes puede mejorar ciertos factores de riesgo de esta enfermedad.

Pre-Diabetes

El estudio analizó los efectos de consumir una dieta que incluyera almendras con factores relacionados con la evolución de diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovascular en adultos con prediabetes. Después de 16 semanas de consumir una dieta con almendras, ambas con base en las recomendaciones de la Asociación Americana de Diabetes (ADA), el grupo que consumió la dieta adicionada con almendras mostró mejoras estadísticamente significativas en los indicadores de sensibilidad a la insulina y de niveles de colesterol LDL, los cuales son factores de riesgo para enfermedad cardiaca y diabetes tipo 2. Los datos sobre dieta y nivel de actividad física del estudio se basaron en el reporte de participantes3.

El grupo de intervención, que consumió una dieta enriquecida con almendras, mostró mayores mejoras en los niveles de insulina en ayunas (-1.78 µ U/ml vs. +1.47 µ U/ml, p=0.002), el análisis del modelo homeostático para evaluar la resistencia a la insulina (-0.48 vs. +0.30, p=0.007), el análisis del modelo homeostático para evaluar la función de células beta (-13.2 vs. +22.3, p=0.001) y reducciones significativamente clínicas en colesterol LDL (-12.4 mg/dl vs. -0.4 mg/dl, p=0.052) en comparación con el grupo que consumió almendras.4

"Es prometedor para las personas con factores de riesgo de enfermedades crónicas, como diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovascular, que las modificaciones alimentarias pueden ayudar a mejorar los factores que desempeñan un papel potencial en el desarrollo de la enfermedad. Sería benéfico llevar a cabo estudios de alimentación y metabolismo estrictamente controlados así como estudios postprandiales que cuenten con cantidades controladas de carbohidratos para confirmar los hallazgos de este estudio, el cual se realizó entre una población no hospitalizada.” comentó la Dra. Carmen Ruiz, nutrióloga clínica especializada en nutrición deportiva. 

La muestra única de insulina en ayunas y el tamaño de la muestra son limitantes de este estudio, así como posibles errores en el auto reportaje de pacientes sobre consumo alimentario y diferencias en consumo de carbohidratos entre ambos grupos

Consumir una dieta recomendada por la ADA donde el 20% de las calorías totales provengan de almendras durante 16 semanas puede ayudar a mantener la sensibilidad a la insulina y niveles saludables de colesterol LDL en individuos con prediabetes.4 Las mejoras en los niveles de colesterol LDL se enfocaron en la importancia estadística. Los nutrimentos en las almendras han demostrado contribuir en el mantenimiento de niveles saludables de colesterol LDL, sensibilidad a la insulina y función de las células beta i3.

Este estudio contribuye con las crecientes evidencias que sugieren que el consumo de almendras puede contribuir con la salud cardiovascular.5 Las almendras contienen 4 gramos de fibra, 6 gramos de proteína, 13 gramos de grasa insaturada y sólo 1 gramo de grasa saturada en un puñado de 23 piezas.

Derechos Reservados © La Capital 2019