“El T-MEC está aquí, pero el trabajo apenas comienza”

Profundiza los lazos comerciales entre nuestros tres países, proporcionando una garantía necesaria para la economía de AN, coincide IP

2020-07-01

AGENCIAS

frontera EU.jpg

Ciudad de México, 1 de julio de 2020.— Carlos Salazar Lomelín, Presidente del Consejo Coordinador Empresarial de México; Thomas J. Donohue, CEO de la Cámara de Comercio de los Estados Unidos; y Perrin Beatty, Presidente y CEO de la Cámara de Comercio de Canadá, emitieron una declaración conjunta el día de hoy, a partir de la entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

El Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) entra en vigor el día de hoy 1 de julio. El T-MEC conserva y profundiza los lazos comerciales entre nuestros tres países, proporcionando una garantía necesaria para la economía de América del Norte, la cual representa alrededor del 28% del PIB global y 16% del comercio mundial. Al facilitar a los creadores de empleo la certeza que necesitan para invertir, contratar y crecer, el acuerdo fomentará la prosperidad de nuestras sociedades en los años venideros.

Nuestras organizaciones, el Consejo Coordinador Empresarial, la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, y la Cámara de Comercio de Canadá, participaron profundamente e invirtieron en el proceso que condujo a este momento: defendimos provisiones de vanguardia, nos opusimos a las frecuentes amenazas sobre retirarse del antiguo TLCAN e insistimos en retener un acuerdo trilateral para el beneficio de la región y nuestros países.

El T-MEC moderniza el marco comercial de América del Norte hacia el siglo XXI. Incorpora las mejores disposiciones de su clase en áreas como el comercio digital, los servicios financieros y las telecomunicaciones. A través de nuevos capítulos innovadores, facilita la integración de las pequeñas y medianas empresas en el comercio internacional, promueve la competencia y contribuye a la lucha contra la corrupción.

En general, el acuerdo aumenta la competitividad de nuestra región, lo cual es vital en un contexto internacional incierto caracterizado por tentaciones proteccionistas. Sin embargo, el acuerdo fue menos de lo esperado en áreas como la propiedad intelectual, adquisiciones y movilidad laboral.

El trabajo no se detiene ahora. Existen desafíos donde se necesitará flexibilidad. La industria automotriz, el sector manufecturero más grande de nuestra región, deberá cumplir con cientos de páginas de nuevas regulaciones que implementan 2 requisitos estrictos sobre contenido. Nuevas reglas en otras áreas, como la laboral, también presentarán desafíos de cumplimiento. La pandemia del Covid-19 y la crisis económica pueden hacer que la adaptación a estas nuevas reglas sea aún más desafiante.

Instamos también a los gobiernos a operar dentro del espíritu del acuerdo y a abstenerse del uso de aranceles por motivos de seguridad nacional.

Nuestra asociación norteamericana no amenaza la seguridad nacional de nadie; por el contrario, es una gran fortaleza para los tres países. Sugerir que estos aranceles pueden regresar solo amenaza cadenas de suministro transfronterizas relevantes.

Más aún, el T-MEC solo tendrá éxito en la medida en que los tres gobiernos

demuestren compromiso, participación y, sobre todo, respeto a los marcos legales y regulatorios.

Este acuerdo nos consolida como miembros del mismo equipo. Refuerza la

posición de América del Norte como el principal destino mundial para la inversión.

Es crucial que los gobiernos y las comunidades empresariales de los tres países trabajemos juntos para garantizar que el acuerdo alcance su potencial para fomentar la productividad, ser un motor para el desarrollo y el crecimiento inclusivos, y consolidar a América del Norte como la región más competitiva del mundo.

Derechos Reservados © La Capital 2020