Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, novena causa de muerte en México

En mujeres, la mortalidad es casi del mismo nivel del cáncer de mama y cervicouterino juntos 

2020-11-16

AGENCIAS

FUMADOR ENFERMO.jpg

CD. DE MÉXICO.- En el mundo, se estima que 64 millones de personas padecen la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), que está conformada por dos padecimientos: el enfisema pulmonar y la bronquitis crónica.

De acuerdo con estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), para 2030 la EPOC será la cuarta causa de muerte en el planeta.

En cuanto a la EPOC y el tabaquismo, “comparten la obstrucción al flujo aéreo; es decir, un problema para poder inhalar y exhalar el aire que respiramos”, afirma el médico neumólogo Gabriel Escobedo Arenas, de la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM; la mortalidad atribuible en esta asociación es de aproximadamente 10 mil 484 personas cada año.

“Estas muertes podrían ser prevenibles si estas personas dejaran de fumar”, advierte Guadalupe Ponciano Rodríguez, coordinadora del Programa de Investigación y Prevención del Tabaquismo de la FM.

La especialista dijo que, de acuerdo con datos de la OMS, en 2017 hubo 251 millones de casos en el mundo, y cada año mueren tres millones de personas por este padecimiento.

A propósito del Día Mundial de la EPOC, que se conmemora el 15 de noviembre, Escobedo Arenas detalla que en México fue la novena causa de mortalidad en 2018.

“Pero lo alarmante es que cuando la analizamos por género, en el hombre se conserva en la novena causa de mortalidad, pero en la mujer asciende a la sexta”. Además es irreversible, porque una vez que se detecta el daño ya no hay marcha atrás.

Al abundar en el tema, Escobedo Arenas indica que “cerca del 90 por ciento de las defunciones son en mayores de 65 años de edad, así que dentro de 15 o 20 años va a ser una de las principales causas de mortalidad. Si analizamos la mortalidad por EPOC está casi al mismo nivel que si juntáramos el cáncer de mama y el cervicouterino. La EPOC mata la misma cantidad de mujeres que esos dos cánceres en las mujeres”.

Existen más casos en ellas porque antes no fumaban y hoy trabajan en campos que eran exclusivos de los varones, como la minería y empleos con sustancias tóxicas.

Otro grupo de personas que son afectadas, recuerda, son las mujeres en zonas marginadas quienes cocinan en estufas de leña y encienden fogones para calentarse en zonas frías y pobres.

También son afectados las personas que trabajan con sustancias tóxicas, polvos, quema de carbón y de petróleo, aunque no en las mismas cantidades que sucede con el consumo de tabaco.

Escobedo menciona además a los niños que están expuestos al humo que se genera por la quema de leña al estar junto al fogón. “En ese sentido, la EPOC es una enfermedad de la pobreza, pues también contribuye en las infecciones en la infancia en las vías aéreas superiores, muy frecuentes en niños marginados”, comentó Escobedo.

Tabaquismo, principal factor

Al referirse a los factores de riesgo para desarrollar la EPOC, Guadalupe Ponciano Rodríguez señala al tabaquismo como el principal debido a los diversos productos con los que están fabricados.

“En el humo del tabaco podemos encontrar hasta siete mil sustancias químicas, de las cuales alrededor de 250 son altamente tóxicas para el ser humano, y hay otro grupo de sustancias que pueden provocar cáncer y, dependiendo del tipo de tabaco, contienen entre 60 y 70 diferentes carcinógenos”, precisa.

Con esta mezcla, cuando un fumador inhala a profundidad (o “le da el golpe” al cigarro) estos elementos llegan a las partes más finas del aparato respiratorio, que son los alveolos pulmonares.

Y explica: “Los alveolos pulmonares son fundamentales en nuestro aparato respiratorio porque es donde se lleva a cabo el intercambio gaseoso. Ahí tenemos una gran cantidad de capilares sanguíneos que van a tomar el oxígeno que estamos inhalando cada vez que respiramos, así que necesitamos alveolos en buenas condiciones, elásticos, que funcionen adecuadamente”.

Las sustancias del tabaco –continúa– provocan un estado de inflamación crónica y generan radicales libres de oxígeno, los cuales se unen al material genético de las células y determinan un daño muy importante, incluso la muerte de esas células.

Derechos Reservados © La Capital 2020