Nueva Base Aérea Número 1 opera al 100% de su capacidad

El Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles registra avance del 69%; se entregará en el tiempo y presupuesto comprometidos

2021-09-10

REDACCIÓN / LA CAPITAL

AVION FUERZA AEREA MEXICANA SANTA LUCIA.png

CD. DE MÉXICO.- El general Gustavo Ricardo Vallejo, responsable de la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, dijo que el aeropuerto es un conjunto aeronáutico con capacidad de desarrollo para todos los ámbitos de negocio y se materializa con una red de transporte multimodal que garantiza la conectividad y una movilidad eficiente y segura.

Además, tiene una capacidad de crecimiento para un horizonte de 50 años o más y será un aeropuerto de clase mundial que otorgará a la industria aérea una nueva plataforma con el mejor equipamiento y tecnología para atender el creciente mercado de pasajeros y carga.

Dijo que su construcción nace de la urgencia de aliviar la congestión del actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Manifestó que su construcción cumple con las directivas presidenciales de que sea un aeropuerto funcional, austero, no en su equipamiento, sino alejado del dispendio y de lo suntuoso, además de vistoso, en el menor tiempo posible y alejado de la corrupción.

Sostuvo que la obra es viable legal, técnica, social y financieramente y se ha diseñado de forma responsable con el entorno ambiental, es eficiente energéticamente, con alta sostenibilidad y es resiliente.

Agregó que la visión de un nuevo sistema aeroportuario en el país, permitió la construcción de nuevas instalaciones para la Base Aérea Militar “más grande del país”, que son más eficientes en su distribución de espacios. 

Cuentan con equipamiento tecnológico de vanguardia, materiales termoacústicos, generación de energías limpias y sistemas de ahorro de agua. Tiene una proyección de funcionamiento óptimo de 50 años.

Nueva Base Aérea Número 1, opera al 100% de su capacidad

Informó que la nueva Base Aérea Número 1, “la más importante del país”, ya está operando al 100 por ciento de su capacidad, lo que significa un incremento sustancial de las capacidades de la Fuerza Aérea Mexicana para trasladar a cualquier parte del país personal, material y equipo en un tiempo no mayor a tres horas.

Sostuvo que ello permite cumplir con todas las tareas encomendadas a la Fuerza Aérea y subrayó que se trata de la base aérea más moderna y completa de Latinoamérica.

Agregó que de esta manera se han entregado las instalaciones de la nueva ciudad militar, que incluye la sustitución de las instalaciones de la 37 Zona Militar, del antiguo hospital militar por uno más moderno, así como nuevos centros comerciales y un hotel del Ejército.

Además, dijo, se cuenta con el Museo Militar de la Aviación y se construye el nuevo Museo del Mamut con calidad y certificación internacional.

Informó que se han registrado 246 visitas de diversos actores de la sociedad, entre ellos representantes de la organizaciones y cámaras de la aviación, como la OACI, IATA, ACI, CANAERO, CANACAR, ASPA, el Colegio de Pilotos de México, entre otras.

Aseguró que no hay ningún país donde se haya construido un aeropuerto tan rápido, eficiente y con alta calidad como el de Santa Lucía.

Presentó un video con comentarios de representantes de las organizaciones y cámaras de aviación que han visitado la obra.

Por otro lado, recordó que los trabajos iniciaron en octubre de 2019 y tienen como fecha de culminación el 21 de marzo del 2022, por lo que faltan 192 días para cumplir con el proyecto.

Informó que la obra tiene un avance físico del 68.98% mientras que el financiero registra un avance del 64.66%, lo que representa un gasto de 40 mil 995 millones 288 mil 230 pesos en rubros como mano de obra, materiales, combustibles, acarreo, maquinaria y gastos generales.

Detalló que el avance en la obra física incluye trabajos en la terminal de pasajeros, en el estacionamiento principal, la terminal intermodal de transporte terrestre, la torre de tráfico aéreo, las pistas, plataformas, calles de rodaje, terminal de combustibles, barda perimetral, reubicación de la Base Aérea, entre otros aspectos.

Resta, dijo, el proceso de construcción de la terminal de carga internacional y doméstica, la base principal de mantenimiento, hotel principal, aviación ejecutiva, la terminal comercial de helicópteros, el centro de convenciones, centros comerciales, entre otras áreas de servicio de apoyo.

Se concluirá en tiempo y forma, con el presupuesto asignado

En cuanto a presupuesto, dijo que el proyecto de inversión consideró un importe de 79 mil 305 millones de pesos; sin embargo, en febrero de este año, debido a requerimientos presupuestales y a una revisión, el presupuesto se ajustó a 74 mil 535 millones de pesos, “sin modificar los alcances del proyecto, los cuales, inclusive, han sido superados”.

Comentó que recientemente se publicó en medios de comunicación que el gasto se había incrementado y que el presupuesto ya rondaba más de 84 mil millones pesos.

Expuso que es cierto que en la página oficial de la SHCP el monto original del proyecto se ha incrementado dos veces basado en la indexación realizada automáticamente por dicha dependencia para proyectos plurianuales.

Por eso, el monto reflejado en dicha página ha variado de acuerdo con la inflación de forma automática hasta alcanzar los 84 mil 956 millones de pesos.

Dijo que de lo anterior se observa que los porcentajes de indexación anualizados aplicados por la Secretaría de Hacienda son 3.45% en enero del 2020 y 3.32% en enero del 2021, lo que representa una tasa inflacionaria del 6.77%, que se traduciría en 5 mil 650 millones 339 mil 969 pesos más al proyecto.

Indicó que eso lo toman otras empresas de la construcción porque consideran el índice inflacionario, pero ratificó que la Sedena no rebasará el presupuesto autorizado, aun cuando en los dos años de obra se han tenido que afrontar múltiples incrementos en los costos de materiales, gracias a “una eficiente administración de recursos”.

Reafirmó el compromiso de la Sedena para concluir en tiempo y forma y con el presupuesto asignado de 74 mil 535 millones de pesos.

Crecimiento modular y escalado en un horizonte de 50 años o más

De igual forma explicó que en el diseño y construcción de la AIFA, las instalaciones obedecen a un plan maestro que ha sido autorizado por la Agencia Federal de Aviación Civil y ha sido elaborado por expertos de la aviación civil nacional y extranjeros.

Agregó que esto permitirá el crecimiento modular y escalado de todos los componentes, tanto aéreo como de tierra, de manera funcional en un horizonte de 50 años o más.

Además, utilizará de manera eficiente el suelo estratégico que fue preservado para tal fin y adquirido como una reserva territorial, cuya superficie es mil 409 hectáreas y que permitirá escalar el aeropuerto a 85 millones de pasajeros anuales y más de tres toneladas movidas al año.

Por otro lado, informó que en los dos años de obra se han generado 116 mil 15 empleos directos que figuran en la nómina, de los que actualmente se tienen activos cerca de 30 mil.

Afirmó que se han pagado vía nómina, directo al trabajador, 8 mil 76 millones pesos, además, se ha enterado al SAT por ISR mil 213 millones de pesos.

En cuotas obrero-patronales, se han pagado al IMSS mil 70 millones de pesos y al Infonavit 686 millones de pesos.

También comentó que el costo promedio de mano de obra en un proyecto de construcción fluctúa entre un 25 a un 35 por ciento de su costo total, depende del tipo de especialización y “normalmente andará por arriba del 30 por ciento”.

Sostuvo que en el caso particular de la AIFA, actualmente se han pagado 11 mil 45 millones de pesos, que solo corresponde al 26.94% del total de gastos en otros rubros, por lo que aseguró que se está en el límite bajo por concepto de mano de obra.

Por ello, afirmó que esta distribución de porcentaje no sería posible si existiera un desvío sistemático de recursos en el pago de salarios, además de que el avance financiero, que se encuentra por debajo del avance físico real, “apuntala la evidencia de que se está pagando correctamente lo que corresponde”.

Indicó que la Sedena realiza la contratación trimestral de cada trabajador mediante un contrato individual por obra determinada, como lo marca la ley.

Explico que el pago de la mano de obra se efectúa semanalmente -los sábados- y los salarios se encuentran dentro de la media nacional en el área de la construcción.

Puso como ejemplo que un ayudante cobra mil 800 pesos semanales, un albañil 3 mil pesos semanales, un carpintero de obra negra 3 mil 500 semanales, aunque explicó que estos salarios pueden variar por horas extra y por laborar en días festivos.

Detalló que el 67% del salario es lo que se le paga al trabajador, pues la Sedena, por ley, debe determinar y enterar las cuotas obrero-patronales al IMSS, así como retener y enterar a la SHCP el ISR, que equivalen a un 33% entre ambos rubros.

Sostuvo que de esta manera al trabajador se le paga en efectivo el monto por el que fue contratado, pero en nómina se reporta más “porque se entera a la Federación”.

Recibos de nómina están a la vista del que quiera consularlos

El general Vallejo afirmó que los archivos por pago de nómina tienen validez legal y en ellos cada trabajador puede verificar el pago efectuado, además deben ser reportados y timbrados ante el SAT para que puedan ser certificados.

Indicó que eso se informa a los trabajadores de forma constante, “pero hay quienes no lo asimilan, no lo comprenden bien o espetan quejas que son tergiversadas con fines tendenciosos”.

Comentó que los recibos de nómina los puede consultar el trabajador en la página:

ttps://www.sat.gob.mx/declaración/98720/visor-de-comprobantes-de-nomina-para-los- trabajadores

También abordó el tema estadístico de eventos relacionados con la mano de obra y subrayó que la prima de riesgo establecida por el IMSS para la construcción es la más alta de las industrias, 7.58875% en caso de accidente.

Aunque dijo que la prima de riesgo para las obras de la Sedena tiene un factor menor porque el índice de siniestralidad de las obras militares se encuentra por debajo de la media nacional.

Indicó que se han tenido 5 decesos, equivalentes al 0.0043% del total de los trabajadores, por lo que el 99.9957% de los trabajadores ha estado sin incidencia.

Además, comentó que se tiene un promedio de incapacidades de 119 trabajadores entre los 32 mil que asisten a laborar en promedio cada semana.

Sobre quejas y denuncias relacionadas ante diferentes instancias, dijo que solo se tienen 52 quejas entre los 116 mil 15 empleos generados.

Detalló que son por despido injustificado, pagos injustos o mal cálculo de finiquito, pero no hay quejas o reportes “por quitarle dinero a los trabajadores” y subrayó que se tiene una queja por cada 2 mil 331 trabajadores.

Sostuvo que la Sedena es una dependencia que tiene una gran experiencia en el manejo de recursos humanos, tanto militares como civiles, y existe un gran número de civiles contratados con la misma normatividad laboral.

Dijo que saben que el principal factor en su organización es el capital humano, por lo que “somos los primeros en velar por el pago justo y a tiempo de los salarios de los trabajadores”, pues es el principal sustento de sus familias.

Agregó que la Sedena ha cumplido y seguirá cumpliendo plenamente con la normatividad en materia de trabajo.

Recalcó que una denuncia del cobro de dádivas o comisión es una acusación muy grave, que constituye un posible acto de malversación, extorsión, uso ilícito de funciones y facultades y en el caso de “nosotros los militares, conforme a la ley de disciplina, es un delito contra el honor militar que debe canalizarse por los cauces oficiales y no a través de denuncias anónimas por medio de redes sociales, periódicos y otros medios de comunicación”.

Indicó que cualquier trabajador que considere que son vulnerados sus derechos laborales tiene expeditas todas las instancias legales para presentar las pruebas ante autoridades competentes para que la Sedena actúe contra quien resulte infractor.

Ratificó que el Colegio de Ingenieros Militares actúa de manera transparente y alejado de cualquier acto de corrupción en la construcción del aeropuerto.

Interrogado sobre los motivos por los que en el Presupuesto 2022 solo se destinan 800 millones de pesos para el Aeropuerto Felipe Ángeles, 98% menos que el destinado para este año, el general Ricardo Vallejo dijo que la primera premisa es que no se superará el techo presupuestal del proyecto, que es de 74 mil 500 millones de pesos y detalló que en las cuentas de la Sedena y de la obra se tienen 24 mil millones de pesos disponibles y solo resta la entrega de 3 mil millones a final de año. 

“Con eso estaremos en condiciones de acabar sin un quinto más”.

FOTO: Avion de la Fuerza Aerea Mexicana en Santa Lucia. Archivo.

Derechos Reservados © La Capital 2021