Voto de paisanos en el extranjero, un fracaso: AMLO

Encargará a la SRE que empiece una campaña con ese propósito, “que se convierta en una causa el que puedan votar”

2021-09-13

AGENCIAS

ANDRES MANUEL L O EN CONFERENCIA PALACIO NAL.png

CD. DE MÉXICO.- Cuestionado sobre la participación de migrantes en la consulta popular para la revocación de mandato, el presidente Andrés Manuel López Obrador indicó que el que se facilite la votación de los paisanos en el extranjero es una demanda de tiempo atrás.

Dijo que no se ha avanzado históricamente y “ha resultado un fracaso”. Agregó que si se hace una investigación sobre cuánto dinero se ha gastado y cuáles han sido los resultados, “encontramos que no hay avances, sigue participando muy poca gente, no se garantiza a los mexicanos en el extranjero el derecho a votar”.

Por ello, dijo que su gobierno tratará este tema y no esperará a la nueva iniciativa de reforma en materia electoral, sino que encargará a la Secretaría de Relaciones Exteriores que empiece una campaña con ese propósito, “que se convierta en una causa el que puedan votar” y que se den facilidades para ello, que no haya trabas burocráticas.

Se pronunció por buscar mecanismos eficaces y modernos para votar por internet, sin necesidad de hacerlo de manera presencial.

Insistió en que se trabajará en el tema y comentó que en la reunión de esta mañana en el Gabinete de Seguridad, el canciller Marcelo Ebrard habló sobre el interés de los mexicanos en el extranjero por participar en las elecciones.

 

Interrogado sobre la liberación de los presos sin sentencia y si en el decreto se incluirá a Israel Vallarta, el mandatario federal adelantó que mañana informarán al respeto el secretario de Gobernación, Adán Augusto López y la secretaria de Seguridad Pública y Participación Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez.

Recordó que el decreto tiene el propósito de liberar a presos que permanecen en prisión de manera injusta, a quienes no tienen sentencia desde hace muchos años y a quienes están enfermos, “que esto es muy lamentable, personas grandes, enfermos, que deberían ser liberados”. Además de quienes se ha demostrado que fueron torturados.

Comentó que hay muchos trámites que el gobierno tiene que hacer y por ello recordó que desde el principio manifestó que había que echar a andar al elefante “reumático, más que nada mañoso (...) y ya lo paramos, pero tenemos que empujarlo para que camine”.

Dijo que entre otros problemas se tienen que enfrentar las inercias burocráticas, el “no se puede”, el “no hay, no hay”.

Expuso que se hablará con el presidente de la Suprema Corte, Arturo Zaldívar, y con el fiscal General de la República, Alejandro Gertz, a fin de que se agilicen los trámites y se libere a muchas personas.

Dijo que esta acción ya la realizan gobiernos estatales, pues mencionó que la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, tomó el modelo “y ya nos ganó, ya liberó como a 40 detenidos injustamente y va a liberar a más en estos días, según nos informó”.

Cuestionado sobre su postura sobre la corrupción en gobiernos de Morena, entre ellos dos casos en Durango y Baja California Sur, el presidente López Obrador comentó que son asuntos que tienen que ver con esas entidades.

Afirmó que “si hay un comportamiento inmoral” los militantes de los partidos pueden acudir a las instancias que existen para que se hagan investigaciones y se sancione a los responsables.

Se pronunció que en el caso de Durango se tienen que investigar los motivos por los que los legisladores de Morena votaron a favor del incremento de la deuda y si hay justificación para ello, así como el uso que se le dará al dinero.

Agregó que históricamente se cuidaba que todo lo que significara deuda se destinara a obras y a programas que pudieran ser auditados, por lo que resultaba relativamente fácil saber por qué se endeudaban los gobiernos.

Por ello, insistió en que se tiene que saber para qué se usará el dinero, pues puede ser que se haga para obra pública y “no está mal”, pero se tiene que saber si tienen posibilidad de pagar y si hay para el pago del servicio de la deuda, intereses, “se puede y si es para obras, para cuestiones en beneficio del pueblo”.

Indicó que en ocasiones son deudas a corto plazo que se contraen mientras llegan las participaciones federales.

Sin embargo, comentó que lo que no debe permitirse y que se puso de moda en el periodo neoliberal, es que se endeudaban los estados para tener recursos, pero se tenía que entregar una cantidad de esa deuda a los partidos que votaban para que se aprobara esta deuda, “había moches”.

Recordó las partidas de moches que se daban en el Congreso federal, donde entregaban una cantidad de dinero a las bancadas de los partidos y a cada diputado, entre ello, lo destinado a la inversión para instalaciones culturales y deportivas.

Agregó que los diputados negociaban con los presidentes municipales, sin importar que fueran de otros estados.

Por ello, dijo que el presupuesto se aprobaba por unanimidad, “porque los maiceaban” y recordó que así fue en la época en que Agustín Carstens fue secretario de Hacienda.

Dijo que era como un tianguis la Cámara de Diputados, llevaban comida de los estados y ponían carpas para celebrar a los legisladores con el propósito de que les dieran sus recursos, además, “había gestores coyotes” que decían: soy especialista en bajar recursos, incluso, agregó que se llegó al extremo de que un gobernador “llegó a ese cargo por los moches”.

Derechos Reservados © La Capital 2021