La culpa en el proceso de duelo

Esta situación puede impactar la manera de vivir, convertirse en tensión emocional crónica y traducirse en una enfermedad

2022-01-12

AGENCIAS

la culpa proceso de duelo.png

Ciudad de México.- Grupo Gayosso, la empresa líder en la prestación de servicios funerarios en México, comparte información de valor en su blog realizado por su grupo de especialistas en tanatología para la nueva plataforma de Vida y Bienestar, en donde se desarrollan los temas y aspectos más relevantes para la salud emocional y en esta ocasión recomienda información de consulta para contar con estrategias de duelo para afrontar la culpa en el proceso de duelo.

La culpa es una emoción que se puede presentar cuando se está pasando por un proceso de duelo, la cual puede provocar que las personas se sientan mal; Esta se manifiesta a través de pensamientos negativos y repetitivos que flagelan el autoestima una y otra vez, generando malestar emocional, angustia, insomnio, falta de concentración o sentimientos de arrepentimiento.

Por ello es importante estar al pendiente de la culpa, ya que puede volverse una aflicción profunda, que podría estar determinado por factores educacionales, culturales, religiosos, familiares y personales. Esta situación puede impactar hasta la manera de vivir, al grado que puede convertirse en una tensión emocional crónica que se traduzca en una enfermedad, lo cual se puede asociar como un castigo, es decir una enfermedad que nos está castigando por algo que tal vez consideramos que no hicimos bien, o lo suficiente y por lo cual nos estamos auto infligiendo.

Causas por las cuales se pueden sentir culpa:

  • De haber dejado para mañana muchas cosas que dimos por hecho que iban a  vivir, pero que al final no se llevaron a cabo.
  • Por no haber valorado todo lo que nuestro ser querido nos dio y tenía para darnos y que por nuestra involución no supimos apreciar.
  • Por no haber dicho todo lo que sentíamos  a un ser querido y que pensamos que en algún momento más lo podríamos hacer, pero trascendió antes de que nosotros lo hiciéramos.
  • Por no haberle reconocido todo lo que hizo, todo lo que pudo haber brindado en amor, ayuda, comprensión, cuidado, etc.
  • Por no haber sabido que las personas trascienden, por no haber sido totalmente consciente de valorarlo en vida y entonces mi ser querido partió y ahora existe un sentimiento de culpa  por no haber entendido o querido entender que existe la finitud.
  • Por no haber abrazado a mi ser querido, ya que a veces nos cuesta trabajo demostrar el amor que sentimos hacia nuestros seres queridos y entonces al trascender me siento culpable.
  • Por no haberle pedido perdón por si alguna vez se le daño a la persona y por orgullo no se dijeron las palabras que pudieran acercar nuevamente al ser querido en vida.
  • Por no haber agradecido todo lo que hizo esa persona, y dejarlo para un momento que ya no llegó jamás.

“Estas son algunos puntos que podemos encontrar, por los cuales puedo sentirme culpable sin embargo es importante el poder entenderme, ordenar las ideas, perdonarme, comprenderme, tenerme compasión, teniéndome empatía entendiendo que soy un ser que esta un evolución, que se encuentra en crecimiento”, comentó Alejandro Salas, colaborador del Programa de Tanatología en Grupo Gayosso.

En el aprendizaje para poder trascender los sentimientos y pensamientos negativos que pueden llevar a la culpa o generar el sentimiento de culpabilidad y decidir vivir en el amor para poder tomar esta emoción que se está presentando como un estado que llevará a poder generar una reingeniería en la forma de ser, ser que pueda brindar la la oportunidad de ser la mejor versión de nosotros y con ello generar un cambio positivo y  honrar al ser querido con ese cambio y esa conciencia.

Para acceder al contenido de la plataforma Vida y Bienestar, le invitamos a consultar www.gayosso.com. Para seguir las transmisiones totalmente abiertas y gratuitas vía streaming los jueves a las 19:00 hrs, visitar la página de Gayosso en Facebook, el material también se encuentra disponible en YouTube y Spotify.

Derechos Reservados © La Capital 2022