Memoria visual: ¿cuál es su rol en la comprensión lectora?

La memoria visual es imprescindible para leer rápidamente, comprender la información y perfeccionar la ortografía

2022-05-13

dialogue-inc.com

memoria visual.png

Ciudad de México, Mayo de 2022  – Fortalecer la memoria visual es fundamental para asegurar que el alumno sea capaz de memorizar y almacenar las palabras leídas en su léxico mental, y es que, mientras se aprende a leer y a escribir, la mayoría de los niños tienen que decodificar fonéticamente las palabras para poder transcribirlas. 

Cuando se escribe una palabra como “hora” y no dudamos en escribirla con h,  es porque se está visualizando la palabra en la mente. “No estamos convirtiendo simplemente los fonemas en grafemas, sino que estamos recurriendo a nuestro ‘almacén visual ortográfico’, nuestra memoria visual, para escribir correctamente”, explica Javier Arroyo, cofundador de Smartick, la plataforma online de aprendizaje matemático y de lectura.

La única forma de aprenderse la ortografía de las palabras irregulares y diferenciar las homófonas, es creando una representación mental de las mismas. Y para tener almacenada la representación ortográfica de una palabra en nuestra memoria, es necesario haberla leído anteriormente muchas veces. 

“También en el caso de la ortografía, durante el aprendizaje lector, el niño va creando en su memoria representaciones mentales de las palabras. En general, cuanta mayor sea la práctica lectora de un niño, mayor será el número de palabras almacenadas en su léxico ortográfico”, comenta el experto.

Respecto a cómo entrenar esta habilidad, Arroyo sugiere realizar algunos ejercicios:

  1. Ejercicios de memoria visual no secuencial: en las primeras actividades de estos ejercicios, los niños tienen que recordar pocos elementos (dos o tres imágenes). El orden en el que se recuerdan no es lo más importante. 
  2. Ejercicios de memoria visual secuencial: este es un tipo específico de memoria que permite recordar detalles visuales en la secuencia correcta. Esta es una habilidad fundamental para el aprendizaje de la ortografía y de la lectura, ya que es necesario recordar la secuencia de letras para deletrear la palabra correctamente.
  3. Ejercicios de memoria visual complejos: la dificultad de las actividades de memoria visual no depende solamente del número de elementos sino también del tipo de recuerdo (secuencial vs. no secuencial), de la información a recordar y del orden. En los ejercicios más fáciles hay que recordar imágenes pero, cuando se llega a un nivel de dificultad superior, se deben memorizar íconos o figuras geométricas porque son imágenes más abstractas.

Existen muchas maneras de impartir conocimiento, entrenar la mente y/o ejercitar la memoria para mejorar ciertas habilidades que ayudarán a conseguir metas aún más grandes como leer más o mejor, comprender lo que se lee en su totalidad o tardar menos tiempo en leer cierta cantidad de páginas, entre otros. “Lo importante es descubrir la manera adecuada cómo aprende cada niño y acompañarlo en el proceso, celebrando sus victorias apoyándolo en sus traspiés”, concluye Arroyo.

Derechos Reservados © La Capital
twittear