Culto a la belleza y juventud ahonda el maltrato a personas mayores

La única manera de prevenir el maltrato y abuso, en principio, es a través de información, sensibilización, difusión y educación

2022-06-17

AGENCIAS

manos de anciana tercera_edad.png

CD. DE MÉXICO.- A más de un siglo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos hemos precisado de declaraciones específicas para cada sector: niños/as, mujeres, migrantes, personas mayores, personas con discapacidad y otras tantas minorías. La población mundial envejece, y con este fenómeno se hace más visible el abuso y maltrato a las personas mayores.

¿Por qué maltratamos y abusamos? El caso de las y los mayores es todavía más grave y complejo. El culto a la belleza y eterna juventud que promovimos en el siglo XX, y los imparables avances tecnológicos, son tierra fértil para este despreciable fenómeno. Toda persona que en su juventud presente o pasada tiene una visión negativa del envejecimiento, naturaliza el maltrato, lo permite y justifica también cuando es víctima. Como te veo, me vi; como me ves, te verás.

A diario, en los medios de comunicación están presentes viejismos y edadismos disfrazados de bromas y chistes, a diario podemos encontrar comentarios de personas que casi se disculpan, se avergüenzan, se apenan, sólo por el hecho de ser mayores.

El 15 de junio fue el ‘Día mundial de la toma de conciencia del abuso y maltrato a las personas mayores’. En 1995 quedó definido este fenómeno, por el Centro Nacional sobre el Abuso de Ancianos (NCEA, por sus siglas en inglés), como: Cualquier acto u omisión que produzca daño, intencionado o no, practicado sobre personas mayores, que ocurra en el medio familiar, comunitario o institucional, que vulnere o ponga en peligro la integridad física o psíquica, así como el principio de autonomía (capacidad de tomar decisiones por la persona misma) o el resto de derechos fundamentales del individuo, constatable objetivamente o percibido subjetivamente.

En 2002, la Declaración de Toronto, celebrada por la Universidad de Toronto, la Universidad de Ryerson, la Red Internacional de Prevención del Abuso y Maltrato en la Vejez (NPEA, por sus siglas en inglés) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), suman a este texto: Acción única o repetida, o falta de respuesta apropiada, que ocurre dentro de cualquier relación donde exista una expectativa de confianza y la cual produzca daño o angustia a una persona mayor. 

Los conceptos anteriores dejan de ser abstractos y genéricos cuando abundamos con honestidad y firmeza en su análisis, clasificación y graduación. La organización Help Age International clasifica esta práctica de la siguiente manera:

•        Físico
•        Psicológico
•        Sexual
•        Financiero
•        Farmacológico
•        Social
•        Institucional
•        Negligencia y abandono
•        Auto negligencia y abandono

El maltrato se presenta en el ámbito familiar de manera temprana, se extiende al maltrato social y prácticamente toda la comunidad cercana a la persona mayor se contamina de esta práctica, lo vemos enfatizado y disfrazado en el entorno institucional a través de la infantilización y la usurpación en la toma de decisiones. Si la persona mayor ha tenido cuentas pendientes a nivel emocional con quienes ahora le apoyan, cuidan o atienden, el daño y aumento de esta práctica puede empeorar.

El ajuste de cuentas a nivel familiar y comunitario puede extenderse por años sin que haya persona alguna que tome acción. Incluso la persona víctima del abuso lo oculta y mantiene en secrecía contemplando la posibilidad de merecerlo. Si la persona mayor tiene alguna enfermedad que lo hace dependiente, como la demencia, el problema se agrava alarmantemente.

La única manera de prevenir el maltrato y abuso, en principio, es a través de información, sensibilización, difusión y educación, para lograr una toma de conciencia; en segundo lugar, el trabajo deontológico, que incluye penas, sanciones y castigos específicos.

En un trabajo conjunto Dementia Friends México y Jubilare 2030, generamos el ‘Violentómetro para las personas mayores y con demencia’. A través de este medio invitamos a TODA institución que tenga interés de apoyar en la prevención a nivel primario (educación) solicite el material referido, y con mucho gusto lo compartiremos. 

Todos queremos vivir muchos años y esto incluye hacernos viejos. Procuremos un buen trato en todas las etapas, para todas las personas. Solicita la herramienta a la dirección de jubilare2030@gmail.como o a www.jubilare2030.com

Texto: Esp. Marcela Vázquez-Mellado Cervantes, egresada de la IBERO y mentora de envejecimiento y demencia. 

FOTO: (Pixabay)

Derechos Reservados © La Capital
twittear