Cenotes y haciendas, un maravilloso viaje al pasado y al presente de Yucatán

Hay aproximadamente 3 mil cenotes, de los cuales menos de la mitad están abiertos al público y aproximadamente 300 haciendas

2020-05-18

AGENCIAS

MÉRIDA, YUCATÁN.- Yucatán es conocida por sus haciendas. Estas surgieron en la segunda mitad del siglo XIX por impulso de las antiguas familias que desde la época colonial poseían grandes propiedades territoriales, por la participación de sus herederos y por los nuevos grupos ricos que se habían desarrollado en el comercio.

Así mismo, el estado es conocido por estar lleno de cenotes, fantásticas cuencas de agua y cavernas que se inundaron durante la última glaciación. Además de ser cápsulas del tiempo en las que se pueden observar increíbles formaciones calcáreas, constituyen la principal fuente de agua dulce de la región, pues en la superficie no hay ríos debido a la capa de piedra caliza que se encuentra por debajo del estado.

Actualmente hay aproximadamente 3,000 cenotes censados en el estado de Yucatán de los cuales menos de la mitad están abiertos al público y aproximadamente 300 haciendas repartidas entre los municipios de Cuzamá, Chocholá, Hocabá, Homún, Izamal, Motul, Sotuta, Tecoh, Tixkokob, Uman, entre otros.

HACIENDA TEYA

Teya está a sólo 12.5 kilómetros de Mérida y paulatinamente se consolida como un importante atractivo para los visitantes. Su arquitectura encanta a todos los que la visitan, por sus áreas verdes y pasillos, el ambiente campirano y la esencia del pasado que se respiran en sus instalaciones. 

Estar en la Hacienda Teya es retroceder en el tiempo. 

La hacienda ha sido renovada y hoy en día, es reconocida por su restaurante de exquisita comida yucateca, por sus áreas verdes y salones para eventos sociales dentro de un marco de edificios del Siglo XVII y exuberante vegetación.

Además, en la hacienda podrás encontrar una tienda, una capilla, suites, pero el salón de baile con espejos y piscina brillante realmente te impresionará. 

MOTUL

Se encuentra ubicado a 40 km de la ciudad de Mérida y se caracteriza más que nada por su gastronomía, específicamente por los huevos motuleños. Es un destino fácil de recorrer puesto que todos sus atractivos son cercanos entre ellos, así que puedes visitarlo todo en un día.

Prueba los huevos motuleños que, sin duda alguna, es algo que no puedes dejar de probar. En el mercado del lugar, hay varios puestos donde puedes disfrutar de esta delicia gastronómica. Casi siempre te los ofrecen en orden de dos, pero tú puedes pedirlos a tu gusto y de la manera que prefieras. 

También puedes disfrutar del cenote Sambulá que se encuentra al sur de Motul El ambiente es tranquilo y el cenote está muy limpio. Cuenta con áreas verdes, palapas, mesas y todo lo necesario para que puedas pasar un rato agradable con tu familia o amigos.

IZAMAL

Izamal es una hermosa ciudad colonial fundada a mediados del siglo XVI sobre los vestigios de una antigua ciudad maya. A este lugar se le conoce como "Ciudad de los Cerros", rememorando las pirámides cubiertas que se encontraban ahí a la llegada de los españoles, así como "La Ciudad de las Tres Culturas" pues en ella se combinan rasgos de su pasado prehispánico, del período colonial y de la época actual.

Actualmente, la mayoría de sus edificios y casas históricas están pintadas de amarillo y blanco por voluntad de autoridades y vecinos, lo que mantiene una imagen de elegancia y encanto de épocas pasadas que la singularizan y definen con aire señorial en el contexto regional.

En sus pulcras calles estampadas, calesas tiradas por caballos llevan al visitante por un recorrido de encanto por sus plazas y parques y sus históricos suburbios.

De noche, la ciudad ofrece una experiencia singular, al contemplar una estrellada bóveda celeste recortada por los perfiles de sus pirámides, templos y casonas coloniales; sombras que parecen despertar de un sueño de centurias.

CONVENTO SAN ANTONIO DE PADUA

Esta es una de las edificaciones más importantes y majestuosas de Mesoamérica. Está situado en la meseta del cerro mayor de la ciudad. Se sube a él por medio de tres rampas construidas en sus lados libres.

En el interior del templo se encuentra un bello retablo de estilo barroco, cubierto con baño de oro. Muestra escenas que representan "La Muerte de Jesús", "El Nacimiento", "La visita de la Virgen a Santa Isabel" y "La visitación del ángel a María". En la parte de abajo, hay nichos que dejan observar las imágenes de "Santa Lucía", "San Antonio", "San Francisco" y "San José". En la parte superior, se representa "la Coronación de la Virgen como Reina del Cielo" y abajo, la imagen de la Virgen de la Purísima Concepción, escultura que fue traída por Fray Diego de Landa desde Guatemala, que además cuenta con un sencillo sistema de riel que comunica con el Camarín, espacio donde los fieles creyentes le demuestren su fe y devoción.

PIRÁMIDE KINICH KAKMÓ

Significa "Guacamaya de Fuego con Rostro Solar". Se interpreta que los mayas creían que el dios Kinich bajaba en el ardor del sol del mediodía, para quemar y por tanto purificar los sacrificios o las ofrendas llevadas al panteón maya, usando para ello la forma de una guacamaya. Es la más grande en superficie de la Península de Yucatán y la tercera de México después de la del Sol en Teotihuacán y Cholula en Puebla.

FUENTE: Yucatán Travel (Gobierno del Estado de Yucatán)

Derechos Reservados © La Capital 2020