Obra son amores

/

2019-11-05

CD. VICTORIA, TAM.- Todos sabemos la importancia de que una administración, municipal, estatal o federal haga obras de cualquier tipo, y sabemos la opinión que tienen la gente de ello.

En el caso que nos ocupa, pese a la negligencia mostrada a lo largo del tiempo, desde que llegaron a la presidencia de Victoria, esta semana y la anterior como que comenzaron a ponerse la pila y a disimular un poco para que la gente no siga echándose como lobos rabiosos en las redes sociales contra la administración de Xicoténcatl González, quien, sabido por todos, ha hecho gala de una ineficiencia superior y un manejo nada claro de fondos, de nepotismo y desvío e recursos para beneficios personales y familiares.

Pero nos dejó tantito, y eso al menos, ya es algo.

La calle Veracruz está siendo arreglada en una pavimentación que se mostraba como de guerra: hoy, desde la calle ocho hasta el dieciséis han mostrado lo que se puede hacer cuando se tiene voluntad y gente capacitada. Falta la parte de arriba, es decir, hasta la calle veintitrés, que por no decir menos está destrozada completamente, al igual que calles aledañas.

Recordamos que la colonia del Periodista la pavimentaron allá por tiempos de Emilio Martínez Manautou, es decir, sobre los años ochentas. Imagine el lector.

Llama poderosamente la atención la maquinaria tan sofisticada que se emplea para poder avanzar en la reencarpetación o pavimentación -lo ignoro- pero los resultados son altamente favorables y comentados posiivamente por quienes pagamos impuestos, que aunque a la administración le importa nada lo que pensemos, es agradable escuchar comentarios positivos para trabajos de esta naturaleza.

No somos ingenieros ni hemos trabajado en el área municipal de este rubro, pero suponemos que están haciendo un gran trabajo pero en muchas partes a la vez, y la verdad, hay sectores destrozados a los que se mete tubería nueva, como sucede entre el 16 y 19 Veracruz, o lo que están atendiendo en la calle Jesús Elías Piña, en Las Adelitas, atrás del Paseo Aventa.

¿Qué trabajo les costaba hacer un poco para que la gente no se les.eche encima?

Cuando vemos estas obras nos da gusto, y aunque no comulgamos con las políticas familares de la administración de Victoria y su forma de gastar el dinero de todos en los del clan, entendemos que hay que hacer mucho, realmente mucho en la ciudad, y no únicamente en pavimento, porque no podemos olvidar el alumbado, más, cuando los actos de vandalismo se han ido a la alza en todo el país, y nuestros muchachos requieren de alumbrado para transitar cuando van a la escuela o salen de ella.

Algunas calles son verdaderas bocas de lobo, y en ese sentido hay un exhorto en redes sociales para que colaboremos, y alrededor de las 6 de la mañana prendamos un foco de los que alumbran nuestra fachada, para que los muchachos pasen con más confianza, o al menos, entorpecer la función de los ladrones.

Este tipo de medidas pedimos atentamente que se refuerce con acciones municipales y estatales de gobierno, porque si colaboramos en equipo, seguramente los resultados serán mucho mejores, y eso está más que comprobado.

Y de esa forma, trabajar conjuntamente, aunque al alcalde poco le importa lo que piense la gente y nos haga menos.

No sea que le vayamos a tocar la puerta como hizo en Palacio Nacional para que nos atiendan y entiendan cuales son las necesidades de la población.

Obviamente, no podemos dejar de mencionar el sistema de agua potable como el más importante, y esperamos que haya ya algunas acciones prontas para conjurar un problema que se ha ido agravando por la densidad poblacional inadecuada, la falta de atención de la autoridad la ineficiencia e inexperiencia del organismo regulador, y la falta de lluvias en la zona.

Pidamos al alcalde que siga así trabajando, y que recuerde siempre que los recursos de que dispone no son patrimonio familiar, sino comunitario, es decir, de y para todos.

Comentarios: columna.entre.nos@gmail.com

Derechos Reservados © La Capital 2020