Recapacitemos y luego actuemos

DESDE EL SENO DEL HOGAR / María-Eugenia Espriu

2022-01-10

 María-Eugenia Espriu

 

“…Si me tomaran parecer, diría que NO debemos marginar a ese sector por el abuso que sus ancestros han practicado por milenios, explotando su fuerza y condición masculina. Ellos siguen siendo muy necesarios…”

 

EL AÑO 2021 estaba a punto de concluir, cuando en Nayarit se presentó un hecho inusitado. Fue el domingo 5 de diciembre de 2021 cuando en la última jornada de elecciones extraordinarias del año, en una comunidad indígena donde impera el machismo, por vez primera en la historia de México se registraron en la boleta electoral (un hecho histórico, debido a que las candidaturas fueron encabezadas únicamente por mujeres de pueblos originarios), aunque previamente el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) le retiró la candidatura a la contendiente independiente por no acreditar su ascendencia indígena

En este proceso electoral local extraordinario del municipio de La Yesca, aparentemente toda la población estaba en paz, esperando pacíficamente los resultados, y no se reportaron incidentes.  Sin embargo, en otro ámbito, se dijo que hombres estaban enojados. ¿Qué pasaba ahí dentro de ellos? y ¿Cuál será su reacción?... ¿Hemos recapacitado en este hecho y sus consecuencias? 

 

SIN PRESCEDENTES

He escuchado docenas de discursos de féminas demandando nuestros derechos, y he visto los avances que nuestra condición ha tenido, pero, a este salto que están dando estas mujeres indígenas, que han sido tan oprimidas, no le encuentro precedentes en la historia de México. ¿Qué consecuencias tendrá? ¿Cómo reaccionarán los hombres que se sienten desalojados de sitios que han ocupado por siglos?

Me pregunto si este evento será imitado y qué pasará con la armonía que merece nuestra sociedad y descendencia. Considero que sería un experimento alarmantemente peligroso. 

Me parece que este hecho es un detonante que puede alertar y aprestar a aquellos robustos y enérgicos machos que se sienten desplazados o minimizados, y que pueden interpretarlo como una amenaza o advertencia.

 

LA MUJER HA SUFRIDO 

SIGLOS DE DOMINACIÓN

Consejeras del IEEN (Instituto Estatal Electoral de Nayarit) reflexionaron y expresaron que la mujer ha vivido años de opresión e imposición por parte del hombre y que ahora es el tiempo de actuar de la mujer.

Creo que no se trata de desplazar al hombre, tan importante en nuestra sociedad. Sino de encontrar el equilibrio.

Estoy consciente y de acuerdo en que la mujer, durante siglos sufrió abusos de toda índole, pero comprendan mujeres, no se trata de una venganza, o cacería.

Si me tomaran parecer, diría que NO debemos marginar a ese sector por el abuso que sus ancestros han practicado por milenios, explotando su fuerza y condición masculina. Ellos siguen siendo muy necesarios.

Señores: lo que les solicitamos es que sean gentiles, respetuosos, responsables, fieles, trabajadores, cumplidores y que no nos usen para divertirse. 

 

EQUIDAD DE GÉNERO

Señores: Pugnar por la equidad de género, no es practicar el “yo gano y tu pierdes o tu ganas y yo pierdo”; equidad es igualdad, es justicia, es imparcialidad, es legitimidad, legalidad, paridad.

 

COMPOSICIÓN HUMANA

Respetable lector: 

Pienso y siento que nos corresponde comprender que la composición humana está integrada por ellos y ellas.

Lo óptimo es que cohabitemos sin pugnas, ni miedos a ser derribados. No se trata de venganzas por malos tratos en los siglos pasados, sino de perdonar y buscar la concordia.

Señores: Digamos que no hay que temer; esto es parte del proceso evolutivo del ser humano en el que hombres y mujeres se van reconciliando, para conformar una mejor sociedad. 

Hoy en día, el varón ya no se comporta como el hombre primitivo, ha hecho muchos cambios; también la mujer ha evolucionado. Ahí vamos marchando juntos, adaptándonos, amoldándonos, ajustándonos y mejorando nuestra especie humana; asimilando experiencias, y desechando lo que no ha funcionado. 

 

COMPORTAMIENTO DE 

UN HOMBRE SENSATO

Los caballeros más inteligentes, modernos, diligentes y dispuestos se aprestan para actuar, no se abandonan ni se alejan de sus deberes, apoyan el progreso de la mujer, y respaldan sus objetivos; no descargan sus obligaciones en ellas, ni dejan el rol que les toca jugar como padres, esposos, cabezas de un buen hogar y defensores de su familia.

Hombres: No se deslicen hacia los costados. Por favor no depositen toda la carga de responsabilidades sobre la mujer. Solo queremos respeto y un mejor trato.

Nosotras no podemos ser hombres, no tenemos esas características que los hacen especiales. 

No desalojen su sitio, saquen la casta, sean mejores para esta sociedad que tanto los requiere. Hagan cambios, las mujeres los necesitamos, aunque algunas no lo reconozcan así.

Esto nos atañe a todos: seamos honestos, y honestas; honrados y honradas. Tengamos conciencia de lo que somos, tenemos y valemos.

Mujeres: No atropellemos, ni digamos: muévete que aquí voy a vencerte, no se trata de desplazar, avasallar y ocupar el lugar del otro, de dominar, someter, o subyugar.

 

CUIDEMOS NUESTRA HERENCIA

Señoritas y señoras: 

Siglos han pasado en que miles de nosotras han elevado su voz y entregado sus vidas para alcanzar los derechos que ahora disfrutamos como: el poder estudiar, el trabajar, el expresarnos, el planificar nuestra familia, el votar y ser elegidas; pero no echemos a perder esas victorias, no las desperdiciemos interpretándolas de otro modo o dándoles otro giro. Valoremos y apreciemos el tesoro que mujeres ascendientes y de épocas pasadas nos legaron.

Por favor mujeres. 

Heredemos a nuestra descendencia frutos buenos, no anomalías, desacuerdos, odio, venganza, reclamos, exigencias, ajustes, o escarmientos. Esto solo daña, perturba y divide a la humanidad. 

 

SOMOS ANÁLOGAS

Las mujeres somos semejantes, tenemos muchas cosas en común; características y funciones propias de nuestra naturaleza, somos del mismo género, linaje y casta humana.  

Seamos inteligentes señoras, señoritas, adolescentes y niñas. Apreciemos y valoremos lo mucho que tenemos como mujeres.

 

FORMAMOS UN BINOMIO

Hombres y mujeres formamos un binomio; lo que en matemáticas se entiende por la diferencia de dos, aquí se puede aplicar, pues lo que caracteriza al hombre, NO LO TENEMOS; y las dádivas que nos otorgó Dios, ELLOS NO LAS POSEEN. No pueden concebir, parir, ni amamantar a otro ser humano, ni nosotras podemos engendrar.

Dios es perfecto y nos creó para complementarnos, no para dividirnos, enfrentarnos, o pelear.

Hombres: 

Sean mejores, no abusivos. 

Mujeres: 

Seamos sensatas, no necias, ni tontas provocativas que visten inadecuadamente, provocando reacciones que luego puedan ser calificadas como violencia de género.

Participemos en esta interesante, novedosa e histórica etapa, pero no con combates o demostraciones de poder; vivamos en amor, hermandad, perdón, y con una continuidad armónica.

A aquellas mujeres que viven apresuradas por ganar, les pido reflexionen para que no echen a perder lo avanzado, debido a necedades, ambiciones, invasiones o atropellos.

Honremos a aquellas luchadoras que nos antecedieron y que nos heredaron este legado que ahora gozamos.

A las mujeres que han obtenido puestos públicos de elección, les deseo muchos éxitos. Iniciar un proceso para gobernar no es fácil. La ciudadanía exige se cumplan las promesas de campaña, y eso es todo un reto para un servidor público. 

Ustedes han alcanzado un derecho, y se les ha depositado la confianza; ahora es momento de cumplir con su obligación y demostrar que sí pueden hacerlo bien y a satisfacción de la población. 

ADELANTE

¡Adelante! Sigan adelante con rectitud, honestidad, sabiduría, prudencia, inteligencia, ingenio, sensatez y acierto; muestren sus capacidades, y no se confundan exponiendo sus atractivos físicos, porque se desvía la atención al objetivo principal.

Que el año 2022 traiga a nuestro mundo, salud, y paz, practicando el amor al prójimo para vivir mejor.

¡Hasta la próxima!

Derechos Reservados © La Capital 2022